lunes, 13 de febrero de 2017

El Status en Broma y en Serio: O la Reforma Política, por Arriba o por Abajo

Las luchas políticas sobre nuestro status político como pueblo exhiben dos vertientes mil veces ensayadas en nuestra historia.  La primera consiste de un repetido ejercicio legalista, juridicista, formal, que en filosofía llamamos dialéctico.  La segunda es semánticamente más modesta.  En vez de dialéctica de ideas se concentra en los problemas reales del pueblo, en los límites de sus poderes políticos para confrontar sus problemas.  En la historia del pensamiento, desde Atenas hasta San Juan de Puerto Rico, a esta tradición se le ha llamado pragmática, es decir, basada en confrontar los “asuntos importantes”, que en griego se llamaban “pragmata”.


Traducidos esos términos a mi experiencia académica y política, se trata de lidiar con nuestros problemas de País “por arriba”, o “por abajo”, es decir, mediante  polémicas de conceptos, ideas generales, jurídicas o políticas --- enfoque dialéctico --- o por el contrario diagnosticar nuestros males en términos del método alternativo, operacional, pragmático, que consiste en realizar un intenso ejercicio de comunicación con el pueblo mismo, en aras de conjurar sus males.


El contraste intelectual de métodos que he definido para enfrentar nuestro status político se evidencia en las maneras alternativas que profesan los diferentes bandos del PPD para reintegrar el partido a la unidad de proyección victoriosa hacia el futuro, y especialmente con respecto al status político y la restauración económica y social.


A lo anterior es que llamo “el Status en serio”, a diferencia del “el Status en broma”, que se constituye por unas actitudes y lenguajes abstractos, “ideales”, a contrapelo de las realidades y los intereses de los Estados Unidos y del pueblo de Puerto Rico.


Como testigo de esa dicotomía ideológica o metodológica a lo largo de 80 años de conciencia alerta sobre nuestra peripecia política --- desde la Masacre de Ponce hasta la masacre del ELA a manos del Congreso y de Promesa --- no me explico cómo la mitad del PPD insiste en el método retórico-dialéctico --- conceptos, ideas abstractas, derecho federal o internacional --- de espaldas a la angustia moral, social y política de nuestro pueblo.  El método realmente democrático, a partir de 1938 en el PPD, ha sido el método pragmático, circunstancial, de gran deferencia y respeto al electorado potencial del 2020.  Ese es el “status en serio”.  El “status en broma” consiste en la dialéctica de conceptos --- que frente a los Estados Unidos es como discursear elocuentemente ante un teatro vacío.


Los dos candidatos a la presidencia del PPD ilustran esas dos formas de acción política.  Dejo al lector determinar cuál es una o la otra.


Por ahora me basta recordar el aforismo filosófico aplicable de Manuel Kant, relevante al tema de hoy:  “los conceptos sin materia concreta resultan vacíos” y ”la pura materia sin ideas resulta ciega”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada