martes, 8 de septiembre de 2015

Los “Padres” de la Patria Puertorriqueña: Muñoz Rivera, Muñoz Marín y Rafael Hernández Colón


La patria que tenemos, la única, al margen de las fiebres ideológicas de sus fracasados redentores, es producto de tres capítulos diferentes de protagonismo político.  El primero, el de Muñoz Rivera, que le arrebató la autonomía al despotismo español, a fuerza de verbo, voluntad y entereza patriótica.  El segundo, el de su vástago Luis Muñoz Marín, que llevó el credo autonomista hasta la expresión electoral de nuestro pueblo, el consentimiento del Congreso y la anuencia de las Naciones Unidas para con el Estado Libre Asociado, y el desarrollo económico necesario para darle contenido al nuevo status político.  Que los Estados Unidos hayan traicionado esa ejecutoria es muy otra cosa.  Esa fue la experiencia de Rafael Hernández Colón como gobernador del ELA, experiencia que lo traumatizó hasta secarle las fuentes de la voluntad y altivez política, que tanto ejemplificaron Muñoz Rivera y Muñoz Marín.

Como “padre” de la nueva patria del ELA, Rafael Hernández Colón ha abrazado el colonialismo de una manera vergonzante.  Ni voluntad, ni coraje, ni realismo político para ver la irresponsabilidad de los Estados Unidos en y para con Puerto Rico, más allá de unos dineros para aliviar la pobreza, con los cuales han comprado el silencio consentidor del actual liderato del PPD, desde que Rafael Hernández Colón lo administra, por cobardía suya y de sus sucesores.

¿Balance?  La Patria como autonomía, gracias a Luis Muñoz Rivera; la Patria como Estado Libre asociado, con Luis Muñoz Marín; y luego, como colofón de nuestra tragedia histórica, la Patria como colonia consentida de Rafael Hernández Colón y su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada