martes, 10 de febrero de 2015

El Mensaje


Escuché con mucha atención el mensaje del Gobernador de esta tarde sobre la transformación del sistema contributivo del País, basado en el ingreso neto y la legislación adicional que sustituya el IVU por el IVA o el valor añadido a las mercancías, desde los muelles y aeropuertos hasta su última estación cuando las adquiere el consumidor.

El discurso tenía dos partes.  En primer lugar la injusticia del actual sistema de tributación al ingreso, plagado como está de fraude, evasión, burla sangrienta.  Al sustituir ese sistema por uno más justo y equitativo, el Gobernador me parece logró persuadir al pueblo de que había que arrancarlo de raíz, por uno que le hace justicia a la clase media y alivia aún así a los más pudientes.

Esta parte de la legislación propuesta, y del discurso del Gobernador, me parece que complace las expectativas de alivio de los contribuyentes, además de que sirve de ablandador, de cojín de lo que viene después, el IVA.

En segundo lugar, la explicación del Gobernador sobre la naturaleza del IVA, de su necesidad para conjurar la deuda y proveer para los servicios públicos me pareció persuasiva.  Sólo faltó el detalle de cómo se van a computar y por quien los reintegros a los menos pudientes.  Ese refinamiento será parte, supongo, del proceso legislativo.

Aunque no pienso que valga la pena  enfrascarse en un combate quijotesco con el pasado que heredó --- las energías y el tiempo son escasos y hay que utilizarlos eficientemente ---, me parecía indispensable que el Gobernador abordara la realidad objetiva y asfixiante del presente fiscal del País.  El pueblo no es tan torpe como para no saber quiénes fueron sus autores.

En otras palabras, al punto de aspiración que el Gobernador propone le faltó un punto de partida.  En su ausencia, el pueblo escasamente sabe de lo que se trata: de la obra destructiva del PNP desde Carlos Romero hasta Luis Fortuño.

Para una próxima ocasión, tengo que recordarle al Gobernador que el pueblo necesita no sólo un breve mensaje sobre el IVA, sino un mensaje completo sobre el País.  La unidad de tiempo necesaria para un proceso educativo rebasa por mucho los 10 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada