miércoles, 4 de junio de 2014

¿Derrota? ¿Qué Derrota? ¿Ética? ¿Qué Ética?


¿Recuerda el lector?  Romero la noche de las elecciones en 1984; y Zulma Rosario en la prensa radial y escrita durante todo el día de ayer.  Romero no podía creer en su derrota.  Zulma Rosario no puede creer que sus chanchullos politiqueros en la Oficina de Ética Gubernamental le sean patentes a gran parte de nuestro pueblo inmunizado contra la corrupción.

Me pica la curiosidad.  ¿Será mucho pedir que cuando la señora se apee de la tribuna histérica que ha montado para encubrir su corrupción politiquera nos diga qué ética es la que está aplicando? ---cuando defiende los conflictos de intereses descarados de Luis Fortuño, Jesús Méndez y Guillermo Somoza Colombani, en sus roles de aprovecharse de las funciones que debieron ejercer honrosamente, y no lo hicieron, gracias a la protección de la señora Rosario.

¿Qué ética es la que ella aplica?  La de la Ética de Aristóteles, o la de Kant, o la Ética More  Geométrica de Spinoza, o las más recientes de John Dewey o Eugenio María de Hostos?  Que no me conteste.  La señora es éticamente analfabeta, además de moralmente torpe.  Y es que su ética es la de Tomás Rivera Schatz, el padrino de todos los nombramientos del reinado de Luis Fortuño.  ¿Qué se puede esperar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada