jueves, 12 de junio de 2014

Un País Solidario: Principio Encomiable pero Aplicación Defectuosa


El Gobernador Alejandro García Padilla ha declarado hoy que el gobierno se enfrenta, en su crisis fiscal, al hecho de que algunos sectores --- en el mundo sindical --- han entendido bien la realidad de que hay que actuar desde la premisa y el principio de un País solidario: todos remando en la misma dirección, manos al timón, para salvar la viabilidad sustentable de la obra de gobierno.

Como principio, como valor rector de la encomienda gubernativa, esa necesaria solidaridad exige universalidad en su aplicación.  De otra manera se queda al nivel de afiche retórico que suena bien, pero puede estar vacío por dentro, por dejar fuera de su alcance ofensivos --- moralmente ofensivos --- privilegios desmoralizantes de la justicia y la igualdad en la aplicación de las leyes.

Me refiero, claro está, al escándalo del derroche de dinero público en escoltas de cuatro exgobernadores narcisistas, que no se sienten gente si no están rodeados de una costosa servidumbre pagada por un pueblo pobre y en crisis fiscal, siendo cada uno de ellos multimillonarios.  A falta de pudor en ellos, el gobernador y la Legislatura tienen que suplirle esa deficiencia moral.

Lo mismo ha de decirse de los subsidios inconstitucionales a las empresas religiosas, a las fundaciones millonarias, a los hoteles de todo tipo.  La solidaridad de que habla el Gobernador es una vaca flaca, en contraste evidente con sectores privilegiados y protegidos, como por ejemplo la clase de contratistas chupópteros --- los de la casa y los heredados de Luis Fortuño --- que desangran el presupuesto del País más allá, por mucho, que el déficit que hoy se reclama.

El pueblo es solidario con la igualdad y la justicia, con el trato a todos en forma proporcional a su riqueza y sus privilegios.  Si eso no se da, el pueblo tendría razón si le responde al Gobernador como los nobles de Toledo a Felipe Segundo: lealtad si nos trata con justicia, “et si non, non”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada