domingo, 9 de noviembre de 2014

Propaganda y Campaña, Versus Educación e Información


Durante este fin de semana, y respondiendo a críticas en el sentido de que el que calla otorga y de que el que calla concede, el Gobernador García Padilla salió a la palestra en defensa propia y en ataque al otro partido y su record de gobierno.

No tengo objeciones, en términos de la verdad de los hechos y los reclamos del Gobernador.  Sólo que continúan el patrón del entusiasmo metodológico, del que anda loco de contento con su cargamento, aunque el pueblo no lo vea ni lo sienta.

Dos páginas de reclamos, de generalidades elocuentes por su vaguedad, y por la imposibilidad de juzgarlas en su verdad o mentira, porque no se trata de información que eduque, que ilustre, porque se trata de un ejercicio político contra el otro, mientras se reclama logros inconfirmables.  Yo puedo concluir que los anuncios contienen una gran dosis de verdad, pero a la luz de los ataques al otro pierden su virtud informativa real.  Se reduce el esfuerzo a otro alegato político, a otro dime y direte.  Eso no es educación política, sino propaganda desesperada.

¿Y que sería información seria, educativa?  Una alocución, escrita, radial o televisada en donde analice un problema: sus elementos, su historial, las alternativas de enfoques y solución, y entonces una expresión de lo hecho, lo logrado y lo que queda.  ¡La verdad por delante!  Lo demás es politiquería de más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada