jueves, 21 de agosto de 2014

Der Gotterdamerung Puertorriqueño


Para fines del siglo 19 Richard Wagner creó la tempestuosa ópera que lleva el título que adopto hoy para estas líneas.  El romántico Wagner adoptó el estilo trágico para comunicar la caída, el ocaso de los dioses.

Pensando en el Puerto Rico que Hernández Colón, Romero, Rosselló y Fortuño legaron al pueblo y a los gobernantes de hoy, Wagner viene al caso.  Los dioses caídos no son ni religiosos ni míticos, son mundanos y seculares: la economía, la salud, la educación y la justicia como esencia de la seguridad.

Se ha descompuesto todo al mismo tiempo, porque la urdimbre social está regida por dos principios --- que formuló brillante y articuladamente John Dewey --- a saber:  continuidad e interacción.  Cada uno de los renglones apuntados arriba incide causalmente sobre los otros, implacablemente, inevitablemente.  La economía afecta todos los otros componentes mencionados.  La salud es constitutiva de todos los demás tejidos del organismo social.  La educación es posibilitante con respecto a los demás procesos: o los posibilita, o los obstruye.  En sus florecimientos, lo primero, en sus crisis y desmoralizaciones --- como ocurre hoy --- lo segundo.

Por eso la salida de la crisis no puede ser atomizada, pedacito a pedacito, sino integral en su visión, estrategia y programa.  De lo contrario los dioses --- los cuatro elementos de la crisis total --- pasarán del ocaso a las tinieblas.

La salida que postulo como necesaria no puede ser parcial, a saltos y pellizcos ocasionales, sino una de conceptuación --- diagnóstico y terapia --- total, en base a un pensamiento y liderato que trasciendan la chiripa y la quincalla.  ¿Dónde está ese liderato, que no lo veo?  ¿Serán mis ojos, o mis espejuelos intelectuales?  Es posible, pero lo que veo y escucho es el estruendo del Gotterdamerung --- la marcha de los dioses al ocaso, más allá de las sombras del atardecer, y sin retorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada