lunes, 18 de agosto de 2014

Un Nuevo Derecho: El Derecho a Engañar


El jueves pasado los pilares del comercio, los detallistas, los dueños de supermercados representados por MIDA, y unos cuantos más exprimidores del consumidor, comparecieron a coro, sin desafinar ni en una nota, para cantarse víctimas de DACo, esa terrible institución que los persigue porque han aprobado un documento reglamentario que les prohíbe engañar al consumidor con anuncios engañosos, como para atraerlos a las tiendas para encontrarse allí con el engaño:  o los productos no están, o ese no es el precio ofrecido, o la devolución es una tortura china, o la letra microscópica explica o justifica todos los engaños.

Detrás de estos empresarios que solicitan patente de corso para engañar al consumidor atribulado, están prestos a capitalizar las agencias de publicidad.  Y les acontece a estas lo que a los abogados criminalistas que defienden por dinero a patentes culpables, diz que para garantizarle un juicio justo.  ¡Sí, Pepe!, como dice el pueblo.  Los publicistas que participaron del engaño, y lo vocean por dinero, dicen que se trata de libertad de prensa y de comercio.  ¿Y la ética de la verdad?  ¡Sorry! Ellos no tomaron ese curso.  Su oficio es dorar la píldora, por dinero, utilizando un derecho que no reza  en ninguna de nuestras dos cartas de derecho:  el derecho a engañar al más débil, al más vulnerable, a 99.9 por ciento del pueblo.

Estos son los apóstoles del empresarismo, como salida de nuestra profunda crisis económica.  El movimiento se demuestra andando.  Saquen sus dineros de los bancos y de las casas de inversiones de capital y emprendan negocios en Puerto Rico, en vez de esquilmar al consumidor incauto, desavisado.

Por suerte esa vista pública donde los sabuesos del engaño defendieron su delito como derecho, dos ciudadanos sacaron la cara por DACo y por el pueblo:  la Subsecretaria de DACo, María Díaz Pagán y el ciudadano experto en estos asuntos, Gilberto Alvelo --- Doctor Shopper --- y desmantelaron las mentiras del poderoso gremio comercial.  ¡La crisis que vivimos no es sólo económica, es moral también! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada