miércoles, 28 de agosto de 2013

Los Procónsules Judiciales de Hato Rey


Como especie de sobrecarga ideológica y mezquindad imperial, los procónsules judiciales y policíacos federales de Hato Rey se desviven en sus pretensiones de rebajar, despreciar y ofender a las personas e instituciones a cargo de la justicia en el Estado Libre Asociado.  Llegan allí --- al Tribunal y a la burocracia del FBI --- y se convierten en ofensores jurídicos y políticos de las instituciones y personas que representan la justicia bajo la autoridad del Estado Libre Asociado.  La fiscal Rosa Emilia Rodríguez actúa, con fruición gozosa, de pasionaria contra todo lo que se le parezca a Puerto Rico, así de avanzado es su estado de desnaturalización.  El juez José A. Fuste, disfruta en forma orgásmica el deleite de desmerecer todo cuanto le parezca puertorriqueño, a la usanza del modelo que repite, el del juez Juan Pérez Jiménez, el gozoso frecuentador de la tribuna política del PNP en sus mejores tiempos como presidente de esa corte.

Un burócrata tallado a imagen y semejanza de esos jueces y fiscales, el Director local del FBI en Puerto Rico, acaba de declarar, con la santa estupidez de la ignorancia y la saña que la mala fe genera, que está preparado para investigar la Rama Judicial de Puerto Rico para sanarla de su supuesta corrupción.  Ahora falta que el Tribunal Supremo de Puerto Rico --- su Presidente, ya que la mayoría apalabrada del PNP allí no entiende de derecho ni de justicia --- ponga en su sitio a este fotuto de los procónsules renegados.

La campaña de descrédito que dirige la fiscal federal y sus mandaderos del FBI tiene que ser confrontada por la Judicatura puertorriqueña, desde el Gobernador, el Secretario de Justicia, el Presidente del Tribunal Supremo, y la profesión legal como la aludida, atacada y vejada por estos tarugos invertidos --- de puertorriqueños soplapotes de sus propios prejuicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada