miércoles, 29 de enero de 2014

La WIPR: Una Oportunidad Perdida


Las dos designaciones ocurridas en términos de semanas para dirigir la planta de radio y televisión del Pueblo de Puerto Rico acusan una superficialidad rampante en las alturas del poder oficial de Puerto Rico.

Primero se nombró a una persona familiarizada con esa institución, pero estaba envuelta en pleitos y demandas precisamente contra la institución que se supone dirigiera.  ¿No sabía eso la Junta Nominadora?  Si sí, se trató de un huevo; si no, se trató de incapacidad.  Escoja el lector.

Fracasada la primera designación, vamos a la segunda.  La joven Cecilia Blondet no es desconocida:  estuvo a cargo de la oficina de prensa del hermano del gobernador, Antonio García Padilla, de ingrata recordación en la Universidad, debido a sus estilos de gastos alegres y su estilo manipulativo para concentrar en sí mismo todos los poderes universitarios.  No se necesitaba gran enjundia cultural para esa función.  Además, es esposa del director de campaña --- de varias campañas --- del Partido Popular.  Nada malo en eso, pero la WIPR es una institución de naturaleza cultural que requiere un profesionalismo intelectual y técnico que el nombramiento no cumple.

Si una planta supuestamente educativa no educa, sino que se dedica a imitar a las plantas comerciales --- cuya vulgaridad y banalidad agreden el espíritu --- mejor es dedicar su presupuesto a fines más productivos para el País.

Este nombramiento significa más de lo mismo, política, partidista e inculturalmente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada