domingo, 26 de julio de 2015

Constantes y Variables en Nuestra Crisis Fiscal


Pregúntese el lector si los cambios en la capacidad fiscal de cualquier docena de países de Occidente:  España, Alemania, Francia, Chile, Argentina, Uruguay, y docenas de otros, son remitibles a su status político constitucional, o a los comportamientos administrativos de sus gobiernos, buenos o malos.  El status constitucional de Chile es el mismo, bajo la presidencia de la señora Bachelet que lo que fue bajo el funesto Pinochet.  ¿Dónde está la clave entonces que explica los tiempos de bonanza y los tiempos de crisis?

Para los que ajoran los espejismos ideológicos, asimilistas o separatistas, tiene que ser incómodo enfrentarse a las variaciones de la salud económica y fiscal --- o su crisis --- dentro del mismo esquema constitucional de status.

Puerto Rico dio los pasos más dramáticos de buen gobierno y economía creciente durante los años de 1941 al 1952, que marcaron el rumbo ascendente que vivimos de 1953 al 1968.  Durante el primer periodo, la colonia cruda; durante el segundo, durante y por medio del Estado Libre Asociado.  ¿Veta común de ambos periodos de crecimiento?  Buen gobierno, honesto y competente.

Suponer ahora, en medio de una crisis fiscal apabullante, que la culpa es de la colonia, o del Estado Libre Asociado, que para sus detractores lo explica todo, representa una falacia patética.  ¿Fue el progreso sostenido de 1941 al 1968 producto de la colonia, o del ELA?  ¿O lo fue de una clase política de motivaciones patrióticas de servicio al pueblo y al País?

En épocas de crecimiento económico y buen gobierno, parecería que el status constituye la explicación causal.  Pero no es así, cualquier status --- como constante a través de varios gobiernos, representa un marco jurídico y constitucional que tolera buenos y malos gobiernos, bonanzas y crisis.  Los malos gobiernos --- las administraciones corruptas e incompetentes, dañan y echan sombras sobre cualquier status.

La calentura no está en la sábana, sino en el organismo.  No en el status, sino en las administraciones.  Aunque en el futuro puede y debe haber reformas al status, el problema puertorriqueño es de moralidad política y de capacidad administrativa.

A la constante del ELA --- a través de épocas de creatividad y moralidad pública --- hay que atribuirle la facilitación del progreso económico mediante el buen gobierno.  Las variables de la corrupción y la irresponsabilidad de nuestros gobiernos, de 1973 al 2015 deben responder --- porque sólo ellas explican --- por el presente descalabro, dentro del mismo status.

De 1952 al 2015, dentro del ELA, ha habido buenos y malos gobiernos.  La causa de la crisis no es el ELA --- sino los malos gobiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada