miércoles, 29 de julio de 2015

Jonathan Pollard y Oscar López Cintrón


Oscar López Cintrón, un independentista puertorriqueño que se expresó conforme a sus ideas, pero que no cometió crímenes de sangre contra ningún norteamericano hace más de treinta años, está pagando en las cárceles de Barack Obama por el terrible crimen por el que mataron a Sócrates hace 25 siglos, por pensar de otra manera, contraria a la política de otra sociedad, Atenas ayer, Estados Unidos hoy.

Jonathan Pollard es un delincuente judío que como espía de Israel robó secretos de la inteligencia norteamericana, poniendo en claro peligro la seguridad nacional, sobre la que preside hoy Barak Obama.  Y ayer fue excarcelado, cumpliendo sólo 14 de los 40 años de su sentencia.

Compare el lector la magnitud y alcance de ambos delitos: en un caso la seguridad nacional, en el otro una diferencia de pensamiento sobre la relación imperio-colonia que se le ha impuesto a Puerto Rico desde 1898.

Por eso he dicho que tenemos como Presidente de los Estados Unidos un hombre que sólo ve para un lado, y es ciego para el otro.  En otras palabras, un Presidente moralmente tuerto.

Un lector de este espacio me escribió diciéndome que mi caracterización de Obama como tuerto era muy fuerte aunque estuvo de acuerdo con el argumento.  Por eso le hice una rebaja, que repito hoy.  Si no es tuerto cabal, ciertamente es bizco, o turnio, como decimos en el campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada