miércoles, 8 de julio de 2015

El Imperio Contraataca: Una Semana Funesta


Durante el año de 1960-1961, mediante una beca Postdoctoral en la Escuela de Economía de Londres, me dediqué exclusiva e intensantemente al estudio de las circunstancias y los términos en que se realizó la revolución anticolonial en Asia, África y algunos países del Oriente Medio.

Vertí el producto de aquel internado académico en dos extensos artículos publicados en enero de 1961 y enero de 1962 en las revistas especializadas de más prestigio en esas materias:  la Ethics --- una revista internacional de filosofía y ética política, publicada por la Universidad de Chicago, titulada “El Componente Ideológico del Desarrollo de la India, y luego, en 1962, otro largo artículo publicado en la revista “Review of Politics”, de la Universidad de Notre Dame, titulado “La Ideología Política de la Democracia Dirigida”.

En esa historia, y en esa literatura académica, se encuentran los motivos y los reclamos de libertad nacional, o de autonomía consentida, del mundo que para entonces --- amparado en la filosofía soberanista de las Naciones Unidas --- había tolerado la opresión imperial europea y las políticas extractivas de sus imperios --- Bélgica, Holanda, Francia, Alemania e Inglaterra --- para enriquecer al imperio y explotar las hasta entonces colonias.

Ese mundo colonial se liberó “a sangre y fuego”, en la famosa frase de Otto Von Bismark.  Muchos de sus líderes --- por ejemplo Kwameh Nkrumah, de Ghana --- salieron de las prisiones para ocupar las presidencias de sus países.

Estados Unidos, con relación a Puerto Rico, ha burlado el mandato internacional, con su desprecio tipo “patito feo” --- y lo hace porque tiene poder para hacerlo.  No derecho, pero sí poder y la Isla dócil se lo permite. ¿Hasta cuándo? Eso es lo que está planteado por los acontecimientos de esta semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada