jueves, 17 de octubre de 2013

Crisis Fiscal y Sindicalismos Públicos


El Ex-Secretario del Trabajo y abogado laboral Frank Zorrilla ha escrito hoy en El Nuevo Día una columna oportuna e inteligente sobre lo que el llama Prudencia Sindical, dirigida a los sindicatos laborales del sector público.

En un área sensitiva de la vida económica del País en cuanto concierne a la relación del gobierno con sus sindicatos, escribir esa columna requirió valor personal y una especie de patriotismo sencillo: le ha dicho a los que usualmente son sus clientes como abogado, que lo cojan suave con sus demandas económicas a un Estado en crisis fiscal y financiera.  Pide prudencia a los sindicatos.  No estamos para fiestas patronales ni demagogias oportunistas ante un gobierno que apenas cuenta con los haberes para evitar el retroceso de todos.

El argumento de Zorrilla se fundamenta en hechos objetivos que el pueblo ignora, cuya ignorancia facilita a los sindicatos públicos incurrir en demandas salariales irrazonables, fuera del marco de realidad que vive el gobierno y el País.  Por ejemplo --- argumento de fuerza implacable --- que los sindicatos y sus trabajadores del sector público “gozan de mejores salarios y beneficios marginales que su contraparte en el sector privado”.

Si a lo anterior le añadimos el hecho de que la sindicalización en el sector público es de gratis porque sus afiliados constituyen una audiencia cautiva dentro de las paredes de cada agencia o Departamento, el costo humano y económico de la sindicalización es cero, comparado con los esfuerzos de sindicalización en el sector privado donde las empresas son hostiles y mezquinas para con las aspiraciones de los trabajadores por sueldos y condiciones dignas de trabajo. 

El País atraviesa una crisis económica fiscal y financiera.  Eso quiere decir que todos estamos en crisis, si no pertenecemos  a la casta oligárquica insensible e insaciable.

La prudencia que aconseja el licenciado Zorrilla es lo mínimo que el sindicalismo público puede contribuir a una recuperación del País en beneficio de todos.  El consejo proviene de un amigo y defensor de los trabajadores y sindicatos, como lo fue su padre en su tiempo.  Debe escucharse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada