domingo, 27 de abril de 2014

El Fraude Electoral: ¿A Quién le Tiembla el Pulso?


Con motivo del fraude electoral cometido en Guaynabo por funcionarios de la oficina del alcalde Héctor O’Neill --- que no mueven un papel sin su autorización u orden --- se está ventilando en Fiscalía, del Departamento de Justicia, qué hacer con la voluminosa evidencia, legitimada por la Comisión Estatal de Elecciones --- unánimemente --- en el sentido de que docenas de ayudantes y funcionarios de ONeill, que sólo obedecen órdenes del alcalde, incurrieron en delitos graves de índole electoral para derrotar a Ángel Pérez y votar al candidato alcaldicio, Antonio Soto.  El asunto está ante el Secretario de Justicia, César Miranda, y su encargado fiscal Edmauel Santiago Quiles.

Recuerde el lector que a raíz de las graves acusaciones de Fiscalía contra los ayudantes de O’Neill el representante Quiquito Meléndez se inventó un caso, diz que paralelo, contra el alcalde de Cataño.  Era obvia la estrategia:  empatar la pelea ante la opinión pública, en un caso trompito, sin méritos.  Ahora, a nombre de esa paridad en el delito, se pide una rebaja para todos, que consiste en rebajar las acusaciones, del código penal, por atentado criminal contra la democracia --- cuya esencia es el voto limpio --- a cambio de declararse culpables con penas puramente simbólicas.

Yo espero, y más, confío en que el Secretario de Justicia no acepte esa “venta especial” de la justicia, para unirse a la desmoralizadora ola de impunidad que destruye las expectativas de justicia en el País.  Es demasiado voluminosa y seguidita la blandenguería oficial --- Rama Judicial y Rama Ejecutiva --- para con los criminales de la casa, políticos y amigotes que se burlan del sistema.  Hay que dejarle eso a Fortuño, donde lo dejó, y marcar rumbos de rectificación.

El Secretario de Justicia tiene la palabra.  Si las cortes quieren avalar esa criminalidad, allá ellos, que con pan se la coman, pero el gobierno de Alejandro y César Miranda deben renunciar a Satanás y todos sus secuaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada