miércoles, 30 de abril de 2014

El Mensaje: Primera Impresión


Escuché atentamente el mensaje del Gobernador García Padilla, a la Legislatura y al pueblo, sobre el estado del País.

En esta ocasión, por tratarse de la condición fiscal y económica por la que atraviesa el gobierno, la fusión del mensaje presupuestario y el diagnóstico de la condición por la que atraviesa el País es enteramente propia.

Alejandro habló como gobernante enteramente en dominio del tema: el diagnóstico sobre dónde estamos, sus causas en el pasado y la valiente y dramática salida que propone.  Ese pasado --- de seis gobernadores en ristra --- fue uno de rutina, inercia y complacencia en el endeudamiento del País, a nombre y a cambio de la fortuna, de la mala fortuna como en efecto resultó.

De regreso de una experiencia amarga ante los especuladores de la deuda pública del País, salvando por este año la credibilidad financiera del Estado Libre Asociado mediante medidas valientes y antipáticas, Alejandro decidió tomar el toro por los cuernos y enfrentarse al monstruo de la súper burocracia insaciable de su propio gobierno --- 74 años vieja --- y meterle mano a la grasa, la ineficiencia, la complacencia administrativa del gobierno que heredó.  En otras palabras, toma control del gobierno, en vez de que el gobierno lo controle a él y con ello derrote sus propósitos y compromisos ante el pueblo.

El mensaje, firme, largo y detallado, consistió de dos partes.  La primera, sobre la enfermedad, el vicio del prestado, comprometiendo el futuro de todos.  En esta primera parte se mostró claro, firme y decidido, como tenía que ser porque la única alternativa sería el descrédito como País, y la muerte colectiva por inanición.

La segunda parte fue una síntesis y enumeración de iniciativas en marcha, logros demostrables, acción renovadora en todos los campos de la administración y la economía, tanto pública como privada.

No hubo en el discurso ni asomo del lamento borincano.  Por el contrario, exhibió energía, convicción y confiada proyección de futuro.  Hizo reclamos discretos de crédito por la obra hecha ante dificultades que hubiesen deprimido a otros, proyectó hacia el futuro programas e iniciativas novedosas y seguramente productivas.

Por primera vez en este año y medio siento que tenemos Gobernador.  De mi parte merece un voto de confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada