lunes, 21 de abril de 2014

Nuestros Gobernadores por Fuera y por Dentro


El País puede vivir y dormir tranquilo.  Los trapos con que se visten nuestros gobernadores tienen la seña exterior de la elegancia.  Nada menos que de Cabo Rojo.  Olvídese del santo y fíjese en el manto.  Para validar esa tabla de valores, han tenido que ir a revisitar a Don Luis Muñoz Marín, que ni un pepino angolo nunca dio por las apariencias exteriores.  Le importaban más las neuronas, los valores, la masa encefálica activa produciendo ideas y soluciones para los problemas de su pueblo. 

¿Cómo reaccionar al reportaje frívolo de un tema más frívolo todavía de la periodista Nydia Bauzá en las páginas 16 y 17 del pasado viernes, exhibiendo el exhibicionismo frívolo de nuestros gobernadores y exgobernadores?  Por tratarse del Viernes Santo hay que apelar al criterio bíblico del Eclesiastés:  ¡Vanidad de vanidades! dijo el predicador.  O como le llamaba a la vanidad mi inolvidable vieja:  ¡Vanuras!  De espíritus vacíos y fofos, que exhiben tales puerilidades narcisistas, este pueblo no tiene necesidad alguna.  Tiene sí necesidad urgente de hombres y mujeres que valoren más las realidades que las apariencias.  Les agradecería más las mangas arrolladas combatiendo la incompetencia gubernamental, que es su propia incompetencia, que el figureo superficial de lindos con poder, el poder del pueblo disipado en tonterías mientras el pueblo sufre esa incompetencia, que es la forma más burda de la injusticia.

El pueblo no merece esas banalidades, esas vanidades, esas vanuras.  ¿Hasta donde va a llegar la superficialidad con que se presentan sus líderes oficiales --- aunque no necesariamente reales --- ante el País?  Vamos a lo esencial --- programa y ejecución y no lo efímero, superficial e insultante a la inteligencia y a las necesidades del pueblo.

¡Por favor, denle al pueblo una razón práctica de por qué debe ir a votar en noviembre del 2016.  No insulten más su inteligencia, que bien poca es, a juzgar por lo que han decidido durante los últimos 20 años!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada