miércoles, 5 de diciembre de 2012

Los “Valores” de Fortuño en Marcha


Dos eventos dramáticos han sacudido durante los últimos dos días la fibra sicológica y moral del País.  Un joven publicista de Caguas es vilmente secuestrado y asesinado por cuatro jóvenes para quitarle 500 dólares.  Eso por un lado, el lado de abajo.  Por el lado de arriba, por las altas curules del gobierno de Puerto Rico, desacreditado, saliente, derrotado por el pueblo, se establecen récords de desfachatez, de carencia total de vergüenza personal y administrativa, cuando los directores de las dos agencias más vandalizadas por las ratas roedoras de Fortuño y el PNP se aferran ilegalmente --- de la inmoralidad ni se diga --- para seguir ordeñando vilmente los haberes públicos en la AEE y en la AAA --- luz y agua --- por unos personajes de cara de lata, José Ortiz y Josué Colón, aferrados con “crazy glue” a sus puestos, y aumentándoselos, cuando el pueblo acaba de despedirlos.  No tienen tan siquiera la vergüenza de reunirse y deliberar, sino que por teléfono obtienen el voto de algunos --- uno no sabe si de los sobrios o de los alcoholizados --- para un nombramiento ilegal de Director Ejecutivo de la AEE de Josué Colón, a los fines de aumentarle la pensión.  ¡Ratas en las sombras de la noche!

El otro personaje siniestro de esta comedia --- porque sus personajes no cualifican para tragedia --- es el polifacético --- de muchas caras --- José Ortiz: cínico, oportunista, altanero y buscón de puestos públicos fingiendo con cada partido ser de los suyos.  Engañó a Aníbal Acevedo Vilá, cuando ganó Fortuño se desenmascaró, alegando que ahora sí, que se habían alineado los planetas.  Es un cafre, e insiste en probarlo cada día que pasa.  No vale la pena analizar su record de embustes y fracasos, porque al hombre le falta lo que nuestros jíbaros aun llaman “calor en la cara”.

El nuevo gobierno se encargará de estos desperdicios sólidos desde el 2 de enero próximo.  ¡Dejad que los muertos entierren a sus muertos!

El otro drama humano que destaco hoy se refiere al asesinato de un joven publicista de Caguas, por cuatro jóvenes, dos varones y dos mujeres.  Aquí hay dos dramas, el de la muerte vil y sadista de José Enrique Gómez y el de la conducta ejemplarizante de la madre de uno de los asesinos, que asumiendo su responsabilidad de madre y ciudadano, opto por la justicia en vez del encubrimiento.

¡Qué ejemplo para Luis Fortuño, quien ha roto todos los records de mendacidad para encubrir el vertedero moral y legal que fue su administración!

¡Valores! ¿Quién dijo valores? ¿Cuáles?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada