sábado, 21 de diciembre de 2013

¿Rectificación en ASES?


Conforme a una declaración, con ribetes de cambio dramático, el Director Ejecutivo de la Administración de Seguros de Salud, Ricardo Rivera, está de camino a una restructuración de Mi Salud, el programa gubernamental de salud para el sector más pobre del País, que de otra manera andaría en acecho de la muerte segura, en contraste bochornoso con la opulencia --- con dineros del propio pueblo --- de dos aseguradoras que en forma de monopolios creados por el propio gobierno.  Se pretende ahora romper esos dos monopolios:  APS en salud mental y Triple S en salud física.  ¿Es eso creíble?

Durante la campaña electoral del año pasado el entonces candidato a gobernador del PPD prometió al pueblo, desde la tribuna y en el programa de gobierno, un sistema de salud universal y con pagador único.  Eso resultó mentira desde entonces, ya que el líder del grupo de programa en salud, Roberto Prats, le aseguró a los que creían en esa promesa que eso no se iba a dar.  Sabía algo que ni el resto del grupo ni el pueblo sabían:  que el gobernador se iba a entregar --- monopolísticamente --- a la Triple S y a APS.

¿De qué se trata entonces, y porqué, la reforma que promete el jefe de ASES?  ¿Vieron la luz?  ¿O es que el pésimo servicio de APS en salud mental ya grita a los cielos?  ¿O que la Triple S, de mucho abarcar aprieta poco, y mientras aumenta sus ganancias empobrece sus servicios?  ¿Cuándo fue que el Gobernador y el jefe de ASES descubrieron que el monopolio lleva al abuso y mina la responsabilidad?

Necesitamos detalles ante esa reforma, sus motivos, su reorganización, su alcance, y su grado de convicción y sinceridad, y a partir de qué realidades se impone la reforma.

En lo vigente hoy, el prometido acceso del paciente a los servicios de salud es una pesadilla, el acceso a especialistas un privilegio raramente concedido, y la continuidad en los servicios un sueño.  ¿Es eso lo que va a reformar el señor Rivera, o se trata de una operación publicitaria al rescate del abominable record de Mi Salud?  ¡Ya veremos!, como dice un compañero de trabajo todas las mañanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada