viernes, 24 de octubre de 2014

AEE: El Destape


Cuando Francisco Franco le hizo el favor a España de morirse, la vitalidad, el sentido libertario de ese pueblo saltó al ruedo de la expresión por tanto tiempo reprimido.  Pude observar ocularmente esa transformación, porque visité aquel País en 1960, en pleno apogeo de la tiranía de Franco, y luego en el 2001, a media docena de años de la muerte del bribón.

Muerto el tirano, que seguramente se ha reunido con todos los obispos católicos que lo sostuvieron en sus fechorías de masacre de la intelectualidad española --- especialmente con el gran hipocritón papal, Pío XII, compinche de Hitler y Mussolini a cambio de prebendas protectoras de su oportunismo --- España destapó el pozo muro de la represión y volvió a ser sí misma, bocona, vivaracha, medio anarquista y mal hablada.  A todo eso se le llamó “el destape”.  Liberación política, intelectual, sexual, con “la madre” del tirano a flor de labios.

Vamos al contraste que representan estas líneas.  Porque se trata de que la tiranía de la corrupción implacable de la Autoridad de Energía Eléctrica se ha destapado.  El caso que, finalmente, promueve el Departamento de Justicia contra los ladrones de la AEE, principalmente bajo las administraciones de Pedro Rosselló y Luis Fortuño, representa, al fin, el tomar cuenta de que el pozo muro de esa corporación pública ha explotado.  Los procuradores de contratos corruptos --- llamados tumbes --- mediante diseños conspiratoriales, se han robado esa agencia, hasta el punto de una virtual sindicatura.

La debilidad en unos casos, y el contubernio corrupto en otros, de todos los gobernadores de 1969 hasta hoy, han destruido el haber más preciado con que contaba el País, desde Antonio Luchetti a Rafael Urrutia:  capacidad, dedicación, honestidad a toda prueba.  Compárense esos patriotas del servicio público con los Miguel Cordero, Jorge Rodríguez, José A. Ortiz, Josué Colón y comparsas.  Depredadores ellos, y facilitadores de ladrones.

La acción acusatoria del Secretario de Justicia demuestra algún resquicio de aseo y voluntad de responderle al pueblo por el raqueterismo del PNP como gobierno, con sus paradigmas de corruptela, Pedro Rosselló y Luis Fortuño, íconos de perversidad aparentemente impune hasta el día de hoy.

La pregunta que todo esto plantea se gotea de la mata:  ¿Habrá justicia en los tribunales intervenidos y apalabrados en su mayor parte, para darle una esperanza al pueblo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada