domingo, 5 de octubre de 2014

¿Educación para Cotorras o para Pitirres?


El título sugiere y postula dos tipos de educación para las nuevas generaciones escolares.  O se educa para la cotorra, para que repita lo que se le dice, o se educa para el pitirre, para que vuele alto y ahuyente a los guaraguaos que destruyen las crianzas domésticas.  La educación para la cotorra a lo que aspira --- mediante el copiete pasivo , de la pizarra, del libro o del Internet --- es a la duplicación pasiva de lo que se oye, se copia, o se transcribe, sin la actividad inteligente de la problemación --- de constituir un verdadero problema de cualquier material que se presente --- que obliga a la reflexión, y no meramente a la memoria o al arco reflejo mediante los cuales los animales asocian una cosa con otra.

Muchos de los lectores de estas cápsulas o mis expresiones radiales recuerdan ---  y me lo recuerdan --- la anécdota con relación a mi hija menor, Juliana, cuando mi esposa y yo la llevamos a una reputada escuelita de pre-escolar en Río Piedras.  La Directora de la escuela quiso impresionarnos con los materiales de su currículo y las metodologías de la enseñanza.  La escuchamos y entonces yo le dije, con total seriedad, “mire, señora, lo que yo intereso es que no me le enseñe nada”, esto es, “ponga en su camino las láminas, los bloques para crear figuras, la arena y las vasijas para llenar y medir, y ella se encargará de aprender lo que le interese.  Que juegue, que explore, que invente, y que no tenga que recitarle a nadie materiales muertos”.  Así se hizo, y la Juliana se convirtió en una creativa profesional de las artes gráficas.

En otras palabras, recibió desde allí y entonces una educación de pitirre, para volar alto, y no una de cotorra para repetir sandeces.

Todo esto lo expresó lúcidamente un viejo amigo, distinguido educador de la Universidad de Chicago por allí por el medio siglo pasado, Ralph Tyler, quien en una charla en la Universidad Interamericana nos dijo:  “La educación no es algo que alguien le dice a otro”.

En Puerto Rico estamos dando tumbos y palos a ciegas ante la crisis de la educación, la pública y la privada en todos los niveles.  Me temo que los remedios que se proponen son más de lo mismo:  cómo entrenar mejor la cotorra, para que repita.  No al pitirre para que vuele alto y picotee a los guaraguaos, a los políticos y a los burócratas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada