lunes, 6 de octubre de 2014

La Uña de la Gran Bestia lo Cura Todo


La presentación del pasado domingo de la candidatura a gobernador de Ricardo Rosselló, disfrazada hipócritamente como Asamblea Pro-Estadidad, me recuerda los antiguos kioscos de espiritistas, curanderos y yerbólogos, que sobre todas las otras opciones de curas milagrosas empujaban como curalotodo la uña de la gran bestia: eficaz contra la tisis, la malaria, el tifus y las lombrices enrolladas en el estómago.

El pichón de aprendiz de político que es el vástago de Pedro Rosselló adelantó como terapia universal la estadidad, y ofreció 43 versiones de esa formula mágica para salvar a Puerto Rico.  Me recuerda la reacción del Primer Ministro  francés George Clemenceau ante los 14 puntos que le presentó Woodrow Wilson para asegurar la paz en Europa, a raíz de la Primera Guerra Mundial.  “Dios”, dijo Clemenceau, “se conformó con sólo diez mandamientos, y Mister Wilson insiste en 14”.  Demás está decir que todo se fue a justas.

Busque el lector en las expresiones de Rossellito a ver si encuentra una sola idea para responder a las múltiples crisis convergentes que sufre el País.  ¡Ni para un remedio!  Todas estas crisis --- la económica, la educativa, la de salud, la de seguridad, la de empleo y endeudamiento --- se resolverán automáticamente una vez que usted le ponga encima la plancha milagrosa de la estadidad.  ¿Habrase visto jamás ignorancia comparable o ambición irracional de un mozalbete engreído, enamorado de su inmadurez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada