lunes, 19 de mayo de 2014

El Cartel del Petróleo: Se le Salió el Refajo


La fiestecita de despedida que le ofrecieron los intermediarios del petróleo que van a la AEE constituyó un aurodesenmascaramiento de los depredadores de la Autoridad --- y por tanto del pueblo consumidor --- con respecto al entramado de operadores, administradores y vendedores del líquido a través de los buenos oficios de William Clark Martínez.

Ese es el balance del “exposé” que les ha hecho El Vocero en el día de hoy, con la firma de la excelente periodista Jenniffer Álvarez Jaime.

Normalmente, en Puerto Rico, los analistas y opinadores políticos --- los serios, no los chabacanos del entretenimiento y el insulto --- nos alimentamos del periodismo para el acervo de hechos sobre los que basamos nuestros comentarios.  De hecho, sólo tres personas en Puerto Rico conocen de primera mano y en forma total, los hechos y la data total que produce el gobierno:  las tres ramas y las instrumentalidades financieramente autónomas:  el Gobernador, el Director de Gerencia y Presupuesto, y la Secretaria de la Gobernación.  De ahí hacia abajo, todos tocamos de oído, desde la parcialidad de nuestra ubicación social, valorativa e ideológica, es decir de partes opinando sobre partes.  Tampoco conocemos el detalle de esas partes.

De vez en cuando, sin embargo, aparece un periodista, varón o hembra, que sacude el árbol de la complejidad y el encubrimiento y corre el velo sobre una parte significativa de la trama burocrática, como en el caso de Jenniffer Álvarez Jaime contra la tupida pared de tinieblas de la AEE.

En su reportaje de esta mañana lo incluye todo, porque lo averiguó todo:  los principales malhechores, el método para tomar las decisiones entre ellos, la ceguera y sordera y consentimiento tácito de la dirección de la AEE --- en otras palabras, los autores y gestores de la corrupción que ese Cartel dignifica.

Desde la crisis del petróleo de 1974 los gobernadores de turno conocían la tramoya de esa corruptela, pero no querían saberlo.  Les bastaba que su partido respectivo capitalizara en esa extensa “fiesta” cotidiana.

La situación no aguanta más, no sólo por lo cara que es la tarifa, sino por el reparto de la energía por la que sólo el pueblo y las empresas pagan a “Villegas y todo el que llega”: hoteles, iglesias, residenciales, alcaldías, y todos los santos que allegan su vela a la jauja de la AEE.  La reciente ley aprobada por la Legislatura no toca nada de eso porque se trata de sus clientes políticos “protovotos”.  En ese sentido comparten la corrupción con los corruptos de adentro de la AEE.

Ahora bien, esta nueva ley tiene carácter de última oportunidad para la AEE:  “Do or die”, como dice el americano.  Si la corrupción y la incompetencia continua, veremos en tres años un proceso de privatización, es decir un salto final a la luz… o a las tinieblas, sin retorno posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada