miércoles, 21 de mayo de 2014

Puerto Rico en Washington: Una Enmienda Impostergable


En los comienzos de la República Norteamericana, el Presidente y el Vicepresidente se elegían en votaciones independientes.  La anomalía creó serios problemas de integración política, con elecciones que produjeron personas y propósitos encontrados al más alto nivel de la Nación.

El liderato político de entonces captó la absoluta inconveniencia de elegir separadamente al Presidente y al Vicepresidente, por lo que se instituyó la elección conjunta, integrada de ambas magistraturas, mediante mayorías respectivas --- Presidente y Vicepresidente --- en el Colegio Electoral.

En Puerto Rico tenemos un sistema que propicia el partidismo crudo, con un Comisionado Residente que corre y es electo por un partido que puede ser contrario, como al presente, al partido de gobierno, y que conforme a nuestro tribalismo sabotea al Gobernador y su agenda.  No se trata de un Comisionado o Gobernador específico, se trata de que se lleva a Washington la guerra política de Puerto Rico en vez de un frente unido por el País.

Ningún partido debería objetar la aprobación de una enmienda constitucional para asegurar que Gobernador y Comisionado Residente trabajen armónicamente en beneficio de nuestro pueblo, dado el hecho de que se ha hecho frecuente la elección de personas opuestas en programas y valores --- uno en Fortaleza y el otro en Washington.  Los contratos laterales para adelantar el programa del Gobernador no resuelven el problema, lo complican y lo encarecen.

Esta reforma no cuesta nada, pero vale mucho, con sólo entenderla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada