martes, 6 de mayo de 2014

Las Instrumentalidades Públicas


Las corporaciones o instrumentalidades públicas, producto de la creatividad de Rexford Guy Tugwell y Luis Muñoz Marín, antes de los tiempos del cólera, y que contaron con el patriotismo, la inteligencia y dedicación de insignes patricios del servicio público --- Antonio Luchetti, Sergio Cuevas y Rafael Urrutia, entre otros --- están bajo fuego de líderes legislativos que quieren marcar un territorio para su protagonismo.

Por 28 años estas instrumentalidades funcionaron efectivamente, desde 1942 a 1972, incluyendo la administración de Don Luis A. Ferré, que no las tocó, y que nombró para dirigirlas a ejecutivos competentes.  Agua, luz, teléfonos, etc, como agencias financieramente autónomas y autosuficientes, constituyeron un orgullo para el País y para los gobiernos, antes de sufrir los embates de la politiquería y la corrupción de ambos partidos mayoritarios.  El balance actual es cenizas.  Requieren reconstrucción radical, despolitización y retoma seria de su función social para toda la ciudadanía:  porque decir luz, agua, teléfono, carreteras, muelles, aeropuertos, etc. es decir servicio público que de otra manera no se presta.

Si es verdad --- que no lo es --- que estas instrumentalidades han fracasado y que no son reformables dentro de su concepto, no quedaría mas alternativa que el lucro privado, la ganancia a la trágala, sin apelación posible al gobierno que el pueblo eligió para ofrecer esos servicios y protegerlo de las garras del afrentamiento económico privado.  ¡Vaya a quejarse al río!

Si el lector interesa ver la diferencia entre un tumbe multimillonario y un servicio público, ambos con dinero del pueblo, fíjese en la atrocidad que es el contubernio de Mi Salud:  un monopolio privado creado por el gobierno para enriquecer seis corporaciones privadas al servicio del lucro, inmoralmente auspiciadas por el gobierno con el dinero del pueblo y los fondos federales.  ¿Es ese el enfoque que quiere adelantar el senador Bhatia?

Las instrumentalidades públicas tienen problemas, de eficiencia, de politiquería, de amiguismo --- pero son todas corregibles con voluntad y honradez.  Donde no hay nada que buscar es en el derechismo ideológico de la privatización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada