domingo, 20 de enero de 2013

Alejandro: Tres Decisiones Correctas y Una Costosa


En el “boxscore” que cada ciudadano lleva sobre las acciones del gobernador, en el día de ayer, como todo ciudadano alerta, apunté en mi libreta tres aciertos y una falla.  Los aciertos:  restituir a la Universidad de Puerto Rico los fondos que Luis Fortuño le negó como parte de la autonomía fiscal que apoya la autonomía administrativa y educativa que creemos --- y queremos --- que la Universidad tenga; restituir a los estudiante la cuota de $800 dólares que arbitrariamente le impusieron el año pasado; y finalmente, la devolución a la Universidad de los terrenos agrícolas y sede experimental de Gurabo, una medida politiquera de Fortuño y el alcalde de ese pueblo, que pudo usar como demagogia partidista para ganar las elecciones.

No hay que explicar mucho el mérito evidente de esas propuestas del gobernador, que revocan y consignan tres abusos flagrantes de Luis Fortuño.

Sin embargo, no entiendo ni puedo justificar la decisión de retener a base de una supuesta confianza, al Superintendente Héctor Pesquera en la Policía.  No puedo creer que el gobernador pueda tener confianza en ese personaje --- un cuerpo extraño en nuestra Policía --- sin relación ni afectos con nuestra sociedad, tan extraño como Figueroa Sancha, de ingrata recordación, y claramente leal al FBI, al gobierno federal, y de mentalidad tan fascista como Figueroa Sancha.  ¡Un descuento para el gobernador!

Volviendo a la Universidad.  Nos encontramos allí con un patrón de costos de matrícula en alza y unos ingresos en baja.  Sabido es que un por ciento mayoritario de los estudiantes del sistema que son admitidos a la Universidad vienen de escuelas secundarias privadas, cuya capacidad familiar para pagar es muy superior a los que provienen de la escuela pública.  Las prioridades, por tanto, de la educación universitaria pública como servicio, están invertidas.  La única manera de corregir tal desigualdad es la de someter la matrícula universitaria a un “means test”, esto es --- dada la capacidad académica para cualificar --- que los más pudientes paguen más, y menos los menos pudientes.  En este caso un trato diferente por capacidad económica resulta un trato igualitario en cuanto a oportunidad.

Algún legislador atento debería radicar una medida que realice este principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada