jueves, 2 de mayo de 2013

Enderezando la Torre

No me refiero, claro está, a la Torre Inclinada de Pisa.  Desde la última vez que la observé --- a pie, como un turista novelero cualquiera --- parecía destinada al suelo, pero desde entonces ha sido reforzada y se mantiene sólida, como monumento cultural y como imán turístico.

¿Y la Torre de Río Piedras, la de la Universidad de Puerto Rico?  Está ciertamente inclinada después de sufrir por cuatro largos años y medio los saqueadores que por fin, antes de ser botados como la miseria humana que son --- destructores de lo que le mandaron a proteger y honrar --- salieron como guineas a las que se les ha alborotado el nido o cortado los ganchos en que dormían plácidamente.  Un Presidente de la Junta de Síndicos --- tarugo servil de Pedro Rosselló y Luis Fortuño ---, un Presidente de la Universidad que nunca debió estar allí, por incompetente, por inculto, por vulgar politiquero, autor o protector de corruptos y buscones.
Salieron con licencias y acomodos Cadillac obsequio de la corrupta vieja Junta de Cínicos, el último desgarre de los depredadores.
Para iniciar el proceso de enderezar la Torre, el Gobernador ha nombrado una nueva Junta de Gobierno por mandato legislativo, solicitado por él, que parece hacerle honor al servicio público universitario, en preparación, en motivación y en dignidad profesional, con sobrados méritos que discutiré mañana.
Predeciblemente, el hato de frescos que detentaban esas posiciones, desde el ExPresidente Muñoz hacia abajo y sus soplapotes políticos del PNP, están hablando de violaciones a la autonomía universitaria, y supongo que se les cuarteará la lengua al deshonrar la Universidad impunemente por cuatro años y medio.
Pero, como dice el refranero popular, ¡no hay mal que dure cien años!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada