jueves, 21 de noviembre de 2013

David Bernier: Se Hace Camino al Andar


El dicho del poeta se da en estos días la mano con la estrategia política y diplomática del Secretario de Estado, cuya iniciativa consiste en aflojarle el cinturón que oprime la vida económica y política del País, en una circunferencia meramente geográfica --- cien por 36 --- que él quiere convertir en horizonte, un horizonte que amplía, reta, invita a la creatividad y al descubrimiento de afinidades, necesidades y recursos complementarios, en nuestro vecindario caribeño, centroamericano y latinoamericano en general.  A partir de la tesis mítica de que Goliat puede ser vencido por David otra vez, en el contexto de nuestra necesidad de lebensraum --- espacio vital --- superando el insularismo y los miedos ancestrales --- “te coge el holandés” si pisas tan siquiera la playa --- como cordón ortopédico que nos mantiene encogidos en torno a nuestros montes y a las estrellas.

Bernier se ha dispuesto --- calladamente, prudentemente--- a descubrir en nuestros vecindarios, cercanos y lejanos, necesidades económicas y carencias humanas que pueden convertirse en oportunidades para Puerto Rico, en educación, servicios, alianzas y juntillas mutuamente convenientes, tan cerca como la República Dominicana, tan lejos como el Perú.  En esta proyección de Puerto Rico se ha casado la imaginación con la audacia prudente, inteligente, sin aspavientos.  No por otra razón ha sido la diplomacia, como arte y como estudio, la que le da estilo y efectividad a sus gestiones.

No faltarán en su camino gallinas cluecas y guineas escandalosas que se vean amenazadas por la estrategia a la vez sencilla y audaz de David Bernier, ensanchando la función del Departamento de Estado de Puerto Rico más allá, mucho más allá, de su humildoso rol tradicional de custodio de documentos y sellos protocolarios.  Se trata de convertir la potencia inédita de Puerto Rico en una vigorosa expansión de actualidades productivas para todos.

Como dirían en el Departamento de Estado tradicional: ¡Póngale el sello!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada