jueves, 7 de noviembre de 2013

Otro “Super” Importado


No se me entienda mal, desde el comienzo de esta reflexión.  El nuevo “Super” de la Policía no es importado en el sentido de ser norteamericano.  Es de origen boricua, de formación neoyorkina, y de experiencia profesional allá.  Su nombramiento sigue la pauta de Luis Fortuño y Figueroa Sancha y Emilio Díaz Colon, uno del FBI y el otro de la Guardia Nacional.  El único que, procediendo de esos cuarteles se comportó como puertorriqueño neto fue el fallecido amigo Pedro Toledo.

El origen profesional externo y extraño a la realidad puertorriqueña no puede ser factor decisivo para rebajar el nombramiento de James Tuller Cintrón para dirigir la Policía, precisamente porque no representaría el primer caso de un refuerzo importado, como decimos en béisbol.

En base al principio de que un jefe de policía debe conocer a sus subalternos, y mucho más la sociedad que va a servir, el País esperaba la selección de un oficial nativo de experiencia y conocimiento de la realidad social con que va a lidiar.  Puerto Rico no es Times Square, ni la experiencia de allá es reproducible acá.  Esas me parecen consideraciones innegables en respaldo al escepticismo general sobre la virtud de este extraño nombramiento.

¿No será que el Gobernador y el pueblo de Puerto Rico creen más en el FBI y la Justicia Federal que en nuestra Policía y las cortes estatales?  Se le transparenta al Gobernador sus razonamientos, al continuar con las decisiones y las actitudes de Luis Fortuño, razonando que “si ellos son los que realmente mandan”, ¿por qué no ponerlos a cargo y evitar peleas que no podemos ganar?

Porque sea intuición o maldición, el pueblo cree más en los americanos --- políticos o funcionarios policíacos o judiciales ---, que en su propio gobierno.

Tuller what? ¡O.K, dice, penosamente nuestro pueblo, ignorante y al garete!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada