lunes, 30 de septiembre de 2013

De Troya a U.S.A: La Marcha a la Locura


Hace tiempo que vengo importunando a mis amigos más avisados y curiosos sobre un libro publicado en 1984 por la insigne historiadora norteamericana Bárbara Tuckman, sobre cómo personas y naciones caminan como ciegos a su perdición, marchando irracionalmente contra sus mejores intereses.

El desfile de estupideces históricas es interminable, pero la historiadora se conforma con destacar sólo cuatro dramáticas instancias, a la que el presente añade una:  la de los Estados Unidos en la hora aciaga que viven sus instituciones constitucionales y políticas:  el tranque Congreso – Obama que culmina, de una manera o de otra, esta noche.

Las cuatro ilustraciones de su análisis de la locura, en los lideratos y los pueblos, son las siguientes:
  1. La complacencia del Rey Príamo ante las fuerzas helénicas que finalmente lo derrotaron mediante la estratagema de regalarle un caballo de madera --- el famoso desde entonces Caballo de Troya --- lleno de soldados que asaltaron y tomaron la ciudad;
  2. La corrupción total de los Papas renacentistas, desde Sixto IV hasta Clemente VII, que provocaron la Reforma Protestante;
  3. La complacencia británica para con la Revolución Americana, dirigida por una serie de reyes mequetrefes, más pendientes de sus amantes y saqueos del Reino que de los problemas reales en América; y
  4. La locura de Vietnam, que se llevó de frente a dos presidentes, Nixon y Johnson, ciegos para la realidad, porque la locura no ve.
La quinta locura la estamos viviendo esta noche y por dos semanas más.  La derecha irracional del Partido Republicano Nacional ha querido rendir a sus pies a un electorado, a un Presidente, y aún a la Corte Suprema de los Estados Unidos, que avalaron la reforma de salud del Presidente Obama, que el Congreso mismo aprobó.  Como salteadores de caminos, exigen la capitulación del Presidente o su vida pública.  Valiéndose de una página del libro de Harry Truman, o del libro de John F. Kennedy “Profiles of Courage”, el Presidente Obama ha enfrentado el asalto con carácter e inteligencia.  No se puede negociar con locos, de la variedad que tan bien caracterizó Barbara Tuckman.  ¡No en balde dice el pueblo que “a quienes los dioses quieren perder, primero lo ciegan"!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada