lunes, 24 de marzo de 2014

Dos Pérdidas


Las pasadas dos semanas han sido unas de sensibles pérdidas.  La primera, la de Crimea al Sur de Ucrania, representa no sólo la pérdida de una provincia importante para la República de Ucrania --- un País independiente y soberano desde 1967, cuando Nikita Kruschev la declaró parte de Ucrania, luego independizada a la liquidación del Imperio Ruso de la Unión Soviética --- sino la ruptura arbitraria y abusiva del Orden Internacional vigente.  La fuerza bruta como razón suficiente, contra los principios de ese Orden.

Un zarpazo del Oso Ruso ha roto la progresión de la negociación y la diplomacia como método de arribar a decisiones entre países soberanos.  Se trata de un hecho consumado, mediante el cual Vladimir Putin reclama el nuevo zarismo despótico para con su pueblo --- ese es el sistema político ruso, no empece sus aguajes democráticos eleccionarios y su capitalismo selectivo por parte de sus socios en la plutocracia rusa.

Nadie supone que la agresión de Putin es remediable o reversible.  Nadie contempla una guerra por Crimea en las estepas rusas.  La respuesta de Occidente --- Europa y los Estados Unidos --- será económica, en términos de sanciones que duelan.  Porque las confrontaciones políticas en forma de guerras se han mudado a las confrontaciones económicas y comerciales, y en ello Rusia es más vulnerable que Europa y América.

El costo personal para Putin será, según pase el tiempo, más evidente, puesto que ha destruido la noción de que es un líder serio con quien se podían concertar acuerdos y entendidos de mutuo beneficio.  Al declararse descaradamente como un rufián oportunista y traicionero --- del derecho internacional y de los acuerdos de Rusia con sus exrepúblicas socialistas soviéticas --- su participación en futuros consensos en Europa y Oriente Medio queda comprometida negativamente.

Me resulta curioso, pero no sorpresivo que Putin haya encontrado en muchos comentaristas publicose de Puerto Rico una acogida de héroe.  Todo indica que el antiamericanismo litúrgico de muchos aquí no reconoce límites o fronteras.  Para ello cualquiera enemistad al Orden Internacional, si toca de alguna manera negativa a los Estados Unidos, la constituyen en gesta gloriosa, aunque su ejecutor sea un matón tiránico como Vladimir Putin.

La segunda pérdida dramática que se confirma en los días y semanas que pasan es la de los 239 pasajeros del avión Boeing de Tailandia.  Toda la aeronáutica, las ciencias naturales, y el ingenio tecnológico de China, Asia, Estados Unidos y Europa no han sido suficientes para descifrar el misterio del avión y su carga humana.  Un atisbo de la falibilidad humana, aún en los albores del siglo 21.

Mañana hablaremos de una tercera pérdida, la del exPresidente del gobierno español, Adolfo Suárez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada