miércoles, 10 de abril de 2013

Puntos de Crisis: Venezuela, Korea, Cuba


Las próximas elecciones en Venezuela apuntan a una profunda división del País, entre la demagogia proto-fascista de Nicolás Maduro, quien claramente está verde, y las clases medias y oligárquicas que destruyeron la democracia de Rómulo Gallegos y Rómulo Betancourt.  Carlos Andrés Pérez fue el agente de aquella putrefacción.  No puede decirse que Enrique Capriles representa tal herencia malévola, pero los venezolanos sabrán lo que hacen, porque conocen a ambos candidatos.  Fíjese el lector, si no, en los puntales de la campaña de Maduro.  La deificación de Chávez, la acusación a Estados Unidos de infectarlo con el cáncer que lo mató, la otra acusación al candidato opositor de que junto a los Estados Unidos, Capriles conspiraba para asesinar a Maduro, y finalmente que esas fuerzas americanas del Norte, como demiurgos todopoderosos, matarían a Capriles, su opositor.  ¿Un peje como ese para presidir Venezuela?  ¿A nombre de Bolívar, como lo hacen en Cuba los Castro a nombre de Martí?  Maduro esta verde.  Es un demagogo sin acepillar, pero allá los venezolanos.

Lo de Korea, si no fuera tan peligroso, seria gracioso: un loquito casi adolescente jugando a la guerra, con un pueblo hambreado, explotado para engordar a un ejército tipo nazi, sin trabajo que hacer --- todo una farsa.

Cuba, por el otro lado, ha dado ayer muestras de inteligencia política:  devolverá a Estados Unidos dos niños secuestrados a punta de pistola, por unos padres delincuentes y forajidos.  Ese régimen está maduro para una nueva relación productiva con los Estados Unidos, mientras Venezuela se hunde en la demagogia inmadura, y Korea camina a toda prisa al reino de la tinieblas.  Si no es que desde allá, es que está pataleando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada