miércoles, 31 de julio de 2013

La Trivialización del Status de Puerto Rico


El status político de Puerto Rico se refiere a la condición política y jurídica del País en lo que concierne a sus derechos como pueblo --- una condición de flagrante desigualdad frente a la metrópolis --- con respecto a todos los renglones de su vida colectiva.

Esa situación obedece al expansionismo imperial de los Estados Unidos, desde fines del siglo 19, y su consiguiente hegemonía --- dominio económico y político irradiada a todos los continentes.  En ese contexto y desde esa perspectiva Puerto Rico es apenas un punto en el mapa caribeño, falto de poder para hacerse notar como problema ante Washington.

Los políticos puertorriqueños han contribuido a esa inatención, si no desprecio, de parte de los poderes de Washington para atender el problema de Puerto Rico, que va pasando de la etapa de inflamación dolorosa a cáncer agresivo.

Mañana el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, comparecerá ante el Comité de Recursos Naturales del Senado Federal a opinar sobre lo que pasó y pasa en Puerto Rico, desde noviembre pasado, con respecto al status.  ¿Qué va a hacer y que va a decir a nombre de Puerto Rico?

Lo más posible es que repita en Washington el chisme político partidista de Puerto Rico --- para nada --- que consiste en los alegados de trampa plebiscitaria y reclamos de mayorías.  Los congresistas se reirán del mismo chisme que han oído mil veces.  ¿Será posible, sin embargo, que el gobernador emplace a ese Comité, y que a través de él al Congreso todo y al Presidente Obama para que tomen en serio su responsabilidad de 215 años de inercia cómoda sin cumplir el compromiso contraído en París en el 1900?

El Presidente y el Congreso no resolverán un problema que no ven, que no sienten, porque el liderato puertorriqueño ha sido timorato, pedigüeño, revestido de inferioridad.  Se han dedicado a cultivar las camarillas de los partidos nacionales, que lo prometen todo y no cumplen nada.

Lo que hace falta en Washington mañana es un planteo patriótico, altivo, a nombre de todo Puerto Rico, no una repetición allá de los chismes políticos de acá.  Pero no apueste a ello, amigo lector, la cota, pues puede quedarse desnudo y en público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario