lunes, 13 de agosto de 2012

El Día 19: ¿Políticos Jaibas Contra Pueblo Inteligente?

¡Ya quisiera yo pensar que esa alternativa fuera cierta, sin lugar a dudas!

Pero no puedo estar seguro.  Sabemos que mientras más jaiba el político, más se desgarita diciendo que cree en la inteligencia del pueblo.  El lugar común sobre la inteligencia del pueblo parte de un deseo --- que piense y vote como nosotros pensamos.  Eso supondría que  a pesar de que si piensa y actúa en términos de lo que le parece bueno, la realidad objetiva de las cosas no siempre responde a ese parecer.  He ahí que la función del político como educador es la de ayudar a  que lo que parece bueno y racional se convierta en tal, mediante la provisión de hechos y razonamientos.

El maestro, el educador, el académico, busca la verdad tal como ella es, aspirando unas veces a, y otras veces partiendo del saber.  Al jaiba, como político, le estorba el saber y la razón.  Por eso los políticos jaibas rehúyen el saber intelectual, académico, y le irritan y molestan los estudiantes y las universidades libres, aunque cultivan y favorecen a las alcahuetas.

Hablan de la inteligencia del pueblo para manipularlo, pero le temen a la inteligencia.  Por eso lo bombardean con publicidad mendaz, comercial, en manos de buscones que se atragantan los fondos públicos precisamente para emborujarle la cabeza al pueblo.

Si yo creyera en la inteligencia del pueblo con la fe del beato, no me preocuparía sobre el voto de ese pueblo el día 19.  Pero sé que los jaibas, con el dinero de la mafia de Fortuño que expropia al pueblo de su tesoro, están al acecho, para confundir, manipular, y aterrorizar al pueblo con la criminalidad que precisamente ellos han multiplicado con su incompetencia.

Para esos jaibas, ser acusado por el Estado, equivale a ser culpable.  Por tanto, no se le reconoce el derecho a la fianza --- sin que el Estado haya probado nada.  La inteligencia del pueblo, ¿se tragará esa inmoralidad?

Los confundidos sobre la fianza opinan ingenuamente, que negar la fianza no lo resuelve todo… “pero es algo”.  No se dan cuenta de que no es nada, que es un embuste cínico, para Fortuño reclamar que está haciendo algo, cuando ha fracasado en toda la línea.

Para los fines de los políticos jaibas, la otra enmienda, que reduce el número de legisladores sin tocar la corrupción legislativa, les facilita engañar al pueblo más fácilmente, a partir de la corruptela legislativa.  La consecuencia de su aprobación es una puñalada a la representación democrática, reduciéndola a un puñado de mayoría legislativa. 

La única virtud que tiene esa enmienda es que, apruébese o no, con derrotar a Fortuño se logra derrotarla, para el 2013, desde ya.

Los jaibas están al palo.  La inteligencia del pueblo está a prueba.

¿Votará el pueblo por sí mismo, por sus derechos y su democracia, o se entregará al Jaiba Mayor, Luis Fortuño?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada