martes, 25 de septiembre de 2012

Fortuño y O’Neill: A Dios Rogando y con el Mazo Dando


El ciudadano común, Juan del Pueblo, con un séptimo grado de preparación, o el ciudadano medianamente preparado para interpretar la avalancha de datos que la corrupción total del régimen de Luis Fortuño lanza a su atención y a sus sentidos, se aturde y se satura ante la interminable ola de abusos del poder, y de cinismo para justificarlo.

Los funcionarios de más alta responsabilidad para dar cuenta de las realidades pésimas de la economía --- Miguel Romero y Javier Pérez Riera --- adoptan el método de Fortuño, la mentira redonda y repetida, y la anuncian al país que el empleo va viento en popa y el desempleo en caída dramática, producto de su obra de gobierno.  Se trata de estadísticas de campaña, totalmente contrarias a las que manejan los economistas que saben de lo que están hablando y no dependen de las elecciones para sobrevivir.

Esa es un dimensión de la saturación y el aturdimiento.  La otra es la callosidad con que los administradores de Fortuño siguen repartiendo el tesoro público a los delincuentes conocidos, en Energía Eléctrica, en Puertos, en Desarrollo Económico, en San Juan, en Guaynabo, en todas las agencias que saben que le queda un poco más de un mes para el juicio final, un juicio terrenal, distinto al otro, de los pastores de Fortuño y Luz Eufemia.

Un caso bochornoso de este proceso de repartírselo todo antes del 6 de noviembre es el del alcalde y el municipio de Guaynabo, el centro gravitacional de la corrupción descarada en Puerto Rico.

El alcalde Héctor O’Neill ha roto todos los récords de callosidad moral al frente del municipio más rico del País, con la posible excepción de San Juan, que sufre de corrupciones equivalentes.  No sólo se robó la primaria de representante de su distrito, sino que ha quedado impune, fresco como una lechuga. No sólo despide a quien denunció su fraude, sino que sigue nombrando personal político y extendiendo contratos ilegales, uno al padre del Presidente del Senado y otro a su hermana, cuando sobre el primero el Colegio de Ingenieros ha dicho que es ilegal porque no es ingeniero, y Justicia tímidamente lo ha descalificado, pero es más importante para O’Neill comprar a Rivera Schatz que atenerse a la ley. 

Porque la ley es él, O’Neill reta a todas las instituciones del derecho, e impera por sus pantalones, protegido por Fortuño y por el mequetrefe Secretario de Justicia, que carece de pudor personal y de honor profesional.

Por eso anuncia O’Neill en su lema de campaña, “Con la fuerza (¿fuerza de cara?) y la determinación” (¿del fraude masivo en todo lo que toca?).

¿Y el pueblo de Guaynabo?  Descontados los riquitos amorales que el pueblo llama “guaynabitos” --- que se compran y se venden al precio de cada uno --- los residentes de Guaynabo, contribuyentes del gobierno y del municipio, somos la vasta mayoría honestos y cumplidores de la ley.  ¿Seremos también tan brutos y cobardes que nos ensuciemos las manos votando por O’Neill el 6 de noviembre? 

Vamos a suponer que la última vez que se eligió, el pueblo guaynabeño no conocía bien al peje corrupto por el que estaba votando.  Pero ahora lo sabe.  Ahora no hay excusa. 

Ahora todo voto por O’Neill es un voto tan corrupto como él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada