miércoles, 5 de septiembre de 2012

Perros que Muerden, Perros que Marcan y Perros que Roban


Un perro de la calle mordió a la candidata a alcaldesa del PPD para San Juan.  Esa es la naturaleza de los perros mal entrenados.

Otro can --- una perra profesional contra el narcotráfico --- marcó al alcalde Santini hace un tiempo en un cafetín de Caimito, la famosa Betsy, y olió lo que detectó, y bien entrenada, lo señaló.

¿Resultado?  Encubrimiento total de la Policía, contra los policías que cumplieron con su deber, a manos del Superintendente de la Policía, Figueroa Sancha, y en protección política descarada de Jorge Santini.

La mordida a Carmen Yulín se curó.  La marca de Santini queda, no cicatriza, porque va por dentro y define su carácter.

Ahora bien, ese hecho insólito en el caso de Santini no puede echar al olvido la conducta --- la otra mordida --- inmoral y criminal del alcalde de Guaynabo al dirigir un operativo de robo primarista en Guaynabo, un robo electoral documentado, y sobre el cual el Secretario de Justicia se ha negado a cumplir su responsabilidad de encausar --- mediante el recurso de inmunidad --- al alcalde O'Neill. 

La respuesta del alcalde O'Neill ante esos hechos es sencilla:  cara dura, fuerza de cara.  Su lema de campaña lo dice todo:  “con fuerza y determinación” --- a la reelección.  Con fuerza de cara y determinación de fraude electoral.

Ante el crimen político, y la toalla de Somoza en Justicia, fuerza de cara en Guaynabo.

Hay perros que muerden a los humanos y marcan a los coqueros.  Y sobre esto debe recordarse que fue O’Neill quien primero acusó a Santini de ese hábito.  En todo caso, sin embargo, es la mordida a la democracia --- el fraude --- a manos de O'Neill, la más costosa para nuestro pueblo.  Esa no tiene cura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada