miércoles, 3 de octubre de 2012

Boston le Falló a la Democracia


Normalmente la Corte de Apelaciones del Circuito de Boston remedia los errores o las politiquerías de la Corte Federal de la calle Chardón.  No así en el caso que ante ella planteó el doctor Iván González Cancel sobre su derecho de competir en una primaria para candidato a gobernador en el PNP contra Luis Fortuño.

Las cortes federales, cuando les conviene a su función ideológica, entran en materias claramente estatales para imponer el poder federal.  Cuando no les conviene se amparan en la autonomía estatal para dilucidar conflictos políticos.

En el caso del doctor González Cancel --- cuyas ideas políticas y partidistas yo no comparto --- el asunto planteado es de gran monta:  el derecho de un ciudadano, y de las docenas de miles que lo endosaron, a una primaria.  Vergonzosamente la Corte decidió como decidía los casos sobre la esclavitud o el prejuicio racial, prefiriendo el derecho del estado por sobre el del ciudadano, a contrapelo de su propia Constitución y de la nuestra.

En efecto, la Corte prefirió la opinión partidista de un comisario alcahuete del PNP al mandato de la Constitución.

El efecto de esta desgraciada opinión será el recuerdo, por el elector, de lo acontecido en 1968, cuando otro gobernador, Luis Muñoz Marín, le negó una primaria democrática a don Roberto Sánchez Vilella y fue debidamente castigado por el electorado.

Lo que la Corte de Boston ha hecho es colocar una interpretación viciada, por un mandadero partidista, sobre los derechos democráticos de los ciudadanos.  Recuerda demasiado a Alabama, Mississipi y Louisiana antes de la legislación del Presidente Lyndon Johnson sobre los derechos civiles de 1968.

Queda en manos del pueblo entender y castigar ese secuestro de la democracia, aunque haya sido declarado “legal”.  Porque se trata de un clavo adicional en el ataúd político de Luis Fortuño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada