sábado, 14 de abril de 2012

El Mefisto Ángel Cintrón y la Jueza Georgina Candal

Uno de los residuos más desmoralizadores del reciente episodio del PNP contra la Comisión Estatal de Elecciones lo constituye la conducta inmoral, impropia e insultante del director de campaña del PNP, Angel Cintrón, como mandadero de Luis Fortuño, contra la distinguida jueza superior Georgina Candal, del Tribunal de Primera Instancia.

Luis Fortuño, mediante su agente personal Ángel Cintrón, intentó descalificar a la distinguida jueza a base de que “tenía ánimo prevenido”, es decir, que no podía juzgar racional y objetivamente las cuestiones planteadas por el mismo Ángel Cintrón contra la Comisión Estatal de Elecciones en el caso del escrutinio de la últimas primarias.

En mi larga vida, es la primera vez que veo que un abogado que actúa como agente partidista se atreve a impugnar la ética profesional de una jueza sin aducir pruebas al efecto.  Si existiera en realidad un Tribunal Supremo de Puerto Rico, este alcahuete partidista ya hubiese sido desaforado, por irresponsable e insultante de la integridad judicial.

El País sabe que el Tribunal Supremo se avestruzó, que se amantequilló, se juyó, porque sabía que no había base en derecho para atender la queja politiquera de Ángel Cintrón.  Este tarugo político ha guardado silencio cuando el Tribunal devolvió a la Comisión Estatal de Elecciones la decisión del escrutinio de las primarias.

Lo que queda en claro es que un buscón político y económico del PNP, Ángel Cintrón, por instrucciones de Luis Fortuño ha intentado denigrar la integridad moral de una jueza, de una eximia dama, al acusarla, sin razones ni hechos, de estar prejuiciada en el caso que se le presentaría, antes de intervenir ella en el proceso.

Georgina Candal, fue mi discípula en las clases de teoría política de la Universidad de Puerto Rico hace mucho tiempo.  Para honra mía, y a la luz de sus ejecutorias judiciales.  Ángel Cintrón fue también mi discípulo en los mismos años y en los mismos cursos.  Georgina me enorgullece.  Ángel Cintrón me avergüenza.

¡Lo que el dinero y la ambición de poder le hacen a veces a la inteligencia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada