viernes, 6 de julio de 2012

Depredadores del PNP Liquidan el Acervo Público

Estamos entrando en los cuatro meses finales de la era de Fortuño.  Lo que nos hace falta es otro Vargas Llosa para que ensaye otra “Fiesta del Chivo” con Luis Fortuño.

Conscientes de que el estatuto de limitaciones políticas vence en noviembre, los depredadores del acervo público --- los recursos de todo el pueblo --- han empezado a hacer su fiesta de despedida, repartiendo lo que hasta hoy no se han robado o comprometido.

La división de trabajo está hecha, mediante un esquema sencillo:  Luis Fortuño ha reclamado control personal de los contratos millonarios, mientras que los tumbes con apariencia de Alianzas Público Privadas quedan por cuenta de los jefes de agencia. Los Canabal y los Arturo García de la vida andan sueltos.

El resto lo reparte la Legislatura de Jenniffer y Tomás.  Asigna los nombres de las instituciones de la cultura puertorriqueña a sus conocidos enemigos.  Así, el Archivo General de Puerto Rico se le asigna a Doña Pilar Barbosa historiadora de su padre, José Celso Barbosa, amor filial que nadie le disputa.  Pero... no hay que exagerar.  Como dijo un amigo conocido de los lectores, “Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa”.

Escamotearle a Ricardo Alegría ese merecimiento, para otorgarlo a una asimilista endémica, rebasa los linderos de la audacia prepotente del poder político burdamente utilizado.

El reparto no termina ahí.  Todos recordamos el regalo que le hizo Tomás a Carlos, cuando lo declaró su agente de bienes raíces en la venta de un edificio a un cliente del PNP, en la que Romero tumbó varios cientos de miles de dólares por rendir ningún servicio en la transacción.  Ahora Carlos Romero le puso la vista a otro edificio histórico y lo obtiene como regalo de Tomás, diz que para una fundación que educará para la estadidad, versión especial de Carlos Romero.

El tercer desgarre que los depredadores han realizado en estos días consiste de un trato de 379 millones de dólares al ex contable de José Pérez Canabal, Vise-Presidente de la AEE, diz que para producir energía renovable.  La defensa de Canabal es una confesión:  es mi amigo, es mi contable, es mi  vecino.  Nada más con el testigo.  La putrefacción moral de la Autoridad de Energía Eléctrica queda demostrada y confesada.

Les repito:  estos cuatro meses que faltan para noviembre son los más peligrosos del cuatrienio de la corrupción.  Los ladrones oficiales, diz que legalmente, rasparán el fondo del caldero y dejarán tras sí un gobierno saqueado, a quien más robe.

En su día todo esto hay que revisarlo y corregirlo, sin contemplaciones, porque si la audacia se puede usar para saquear, con alegatos de legalidad, también se puede usar para rectificar, sanear, y llevar a los depredadores a donde merecen, en las cortes --- si quedan cortes todavía --- y en la opinión pública sana que entonces quede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada